Lentes Tilt&Shift y el Efecto Scheimpflug

 

Esta palabra que suena tan extraña te va a resultar muy familiar por su uso en cuanto leas un par de párrafos, aunque antes un poco de historia de estas lentes. Los inicios se los debemos a un oficial militar Austriaco, Theodor Scheimpflug, que en 1904 patentó varias cámaras (ampliadoras) para la corrección de la distorsión en las fotografías tomadas desde el aire cuando la cámara no estaba en vertical (corrección de perspectiva que se dice ahora y representación fiel de la perspectiva que dicen otros). Tomaba fotos para el ejército desde el aire y tenía que representar fielmente las perspectivas, pues se usaban esas fotografías para realizar mapas, denominado fotogrametría. Hay otra patente del Francés Jules Carpentier que unos años antes ya ideo el sistema, pero es Theodor el que lo estudia más a fondo con la idea de usar tres planos y acaba por ser de valiosa utilidad en el ejército para la fotogrametría de la época.

Desde su creación se le han dado varias utilidades siendo la fotogrametría o la oftalmologia sus usos principales, siendo una de sus utilidades la corrección de problemas de visión, pero su uso más común en fotografía es la representación fiel de la perspectiva en fotografía de arquitectura o fotografía de producto por ejemplo, para respetar proporciones y mejorar la profundidad de campo casi ilimitada o limitarla a la mínima expresión.

Esto se consigue con las ópticas descentrables y/o basculantes. Las denominadas en Canon Tilt Shift for Eos (TS-E), las Perspective Control Lens de Nikon (PC-E), Hartblei TS Superrotator, PCS MC de Arax y las Pentax, Olympus, Zeiss, Schneider-Kreuznach o Super Angulon de Leica que han tenido entre otras menos conocidas lentes descentrables y/o baculantes, sin entrar en todos los formatos disponibles. Incluso Sony ha patentado hace poco una óptica descentrable que permite el autofocus (AF) que por lo menos para mi no es de mucha utilidad por mi tipo de fotografía (aunque cualquier avance siempre es bienvenido) ya que estas ópticas son todas manuales y hay que “domarlas” para comprender su funcionamiento.

Todas ellas se basan en el principio de Scheimpflug para su funcionamiento aunque adaptadas a las cámaras de 35 mm en analógico o digitales, ya sea con o sin factor recorte. Es el cambio de plano de la lente respecto a la película, en este caso el sensor, lo que hace que se obtenga un determinado efecto sobre las verticales, o la inclinación que hace que podamos seleccionar una pequeña área de enfoque o que todo la foto quede enfocada a pesar de usar un f4 por ejemplo.

La función tilt, basculamiento es la función de inclinación de la lentes. Con este movimiento se modifica la profundidad de campo. Puedes crear con una inclinación de 8 grados en una dirección una profundidad de campo respecto al plano enfocado enorme por ejemplo en f5,6 o f8 sin tener que recurrir a f11 o f16 o f22 (con la consiguiente degradación de imagen por la difracción) o crear una profundidad de campo por el contrario muy pequeña. En fotografía de producto se usa habitualmente, por ejemplo el 90 TS-E y se le añade algún tubo de extensión para aumentar la magnificación, o el 45 TS-E en fotografía de automóviles. Nunca faltan en mi bolsa. Estas lentes se han hecho famosas hoy en día por el efecto de crear ese efecto que parecen maquetas o muñecos los motivos representados, esto se consigue con una profundidad de campo pequeña y el plano ajustado al suelo por norma general (nos ayudamos del giro), con ello el efecto visual asociado a la altura hace que ante nuestros ojos parezcan maquetas, que si ya lo unes a un timelapse con la velocidad adecuada da mucho juego. Para obtener este efecto en estas lentes por norma general no hay que pasar de f3.5 pues contra más cerramos la óptica menos efecto se consigue, por ello hay veces que hay que recurrir a filtros de densidad neutra para no quemar nada de información. En el 17 TS-E este efecto es más complicado de conseguir por ser f4 por ejemplo además de no poder usar filtros. También se puede apreciar este efecto mínimamente en lentes muy luminosas sin ser descentrables cuando usamos un f1.2 o en el 35f1,4 L, al abarcar un coche por ejemplo si está en foco todo el coche a f1.4 y todo lo demás fuera de foco va a parecer de juguete si usas un punto de vista adecuado.

En la foto superior están los 4 jinetes del apocalípsis (para mi cartera) que me acompañan a todas partes trabajando ya sea en foto o en video.

La función Shift, desplazamiento es la que usamos para representar la perspectiva fielmente a la realidad. Si te fijas en las fotografías de paisaje, arquitectura o producto por ejemplo si no se usan este tipo de lentes se suelen producir una representación irreal de los volúmenes y se dan casos de líneas convergentes en edificios a medida que aumenta la altura, o si estas muy cerca de la construcción con un gran angular el punto de vista no será el más idóneo, ya que la perspectiva será muy forzada y tendrás que picar la imagen, con estas lentes lo representamos más fielmente.

Estas dos funciones se suelen usar por separado, pero ahora Canon con las dos últimas versiones de sus lentes TS-E ha permitido un movimiento más, el de hacer converger en el mismo eje los dos movimientos, que es muy útil, pues antes para realizar esto había que mandar las ópticas al servicio técnico a que ellos te hagan la transformación. Aunque siempre lo puedes hacer tu por algunos tutoriales que he visto por la red.

Otro movimiento es el de giro, que es quizás el menos conocido. Al girar la óptica de 30 grados en 30 grados respecto de su eje conseguimos llevar el foco hacía donde queramos. Podemos hacer que haya una delgada línea horizontal enfocada o girarla en el sentido que queramos, con lo que se dirige la vista el espectador hacía donde tu quieras, algo muy útil en el retrato para mi o poner el plano enfocado para conseguir nuestro efecto en una plano inclinado respecto al horizonte como puede ser una cuesta o montaña.

Pero hay más usos, como el “photostich”, que no es otra cosa que unir fotografías con dos tomas hechas con el desplazamiento a tope hacía un lado y la siguiente hacia el otro, una unión perfecta de fotos si haces las fotos desde un trípode que es lo habitual con este tipo de lentes. Con esto se consigue una panorámica. Una 45mm al unir dos fotografías obtienes el ángulo de visión de un 28mm por ejemplo, así que imagina el nuevo 17 mm de Canon. Aunque hay programas como PTLens o PTGui que ya hacen una labor muy buena en corrección de distorsiones, perspectiva o photostich no hay nada como una buena óptica descentrable para exprimir todo el potencial de la cámara sin perder ni un píxel de información de la foto al representar las perspectivas por ejemplo, aunque ya a día de hoy en cuanto a corregir perspectiva ya es habitual usar angulares para luego al recortar simular el efecto de estas lentes en los que la calidad es igual de buena que con estas lentes descentrables lo único que requiere más trabajo de proceso y más tiempo sentado delante del ordenador.

El uso en vídeo es habitual, tanto por su calidad como por sus posibilidades. Uso habitualmente un 17, 24, 45 y 90 todos TS-E de Canon y son las lentes fijas que nunca saco de la maleta. Tanto los TS-E y PC-E son muy preciadas en fotografía al igual que ahora en vídeo por sus posibilidades creativas, que de momento no puede simularse con software (aunque algunos plugins del Final Cut Pro  no lo hacen del todo mal) y dan unas posibilidades infinitas a la creatividad, aunque últimamente parece que se abusa un poco de ellas. Su enfoque manual, muy buena construcción sobre todo en las nuevas versiones y esa gran calidad que tienen sin desplazar hacen que sean joyas. Al no desplazar la lente en su punto central el círculo de la lente usada por el sensor no llega a las esquinas como sería en una lente normal, pues el círculo de imagen es superior a una lente normal, por lo que las mejoras en AC y viñeteos son grandes y las perdidas de nitidez al no usar los bordes reales no son tan acusadas como una lente normal donde  suele haber una degradación de pares de línea que es capaz de dar esa óptica. Este es el caso del excelente zoom angular Nikon 14-24 f2.8 ya que usa un círculo de imagen más grande de lo normal, con lo que el sensor no llega a las esquinas verdaderas de la óptica ni los bordes del cristal que son los más críticos de las ópticas y de ahí que tenga esa calidad tan buena para ser un zoom.

  1. No comments yet.

  1. 04/15. 2011